LA AUTOESTIMA CORPORAL

5 de Julio de 2022

El verano se acerca y con él el bombardeo de anuncios de belleza, parece que el interés por el cuerpo (o el físico más bien) comienza a florecer como la primavera. Tener una buena autoestima es un factor de prevención contra este tipo de mensajes. Por desgracia, en pleno siglo XXI aún tenemos el concepto de dos partes cuerpo mente, el cuerpo en este caso es para el aspecto físico o incluso un cuerpo que hay que cuidar pero haciendo como si. Los anuncios de depilación y de alimentación apelan a lo que llaman “operación bikini”, como si tuviéramos que cambiar nuestro aspecto físico con la llegada del verano, como si no fuera suficiente con simplemente llegar con una buena salud mental después de todo el año.

¿QUÉ ES LA AUTOESTIMA CORPORAL?

Para empezar, la autoestima es la valoración que hacemos de diferentes aspectos de nosotros mismos. Por lo que la autoestima corporal será la valoración que hagamos de nuestro cuerpo. En psicología este tipo de autoestima se llama autoimagen. Así pues, la autoimagen sería la representación mental de nuestro cuerpo, como lo vemos, interpretamos y sentimos. Es decir, todos aquellos pensamientos y sentimientos que aparecen cuando nos miramos al espejo y cuando pensamos en nuestro cuerpo, lo que incluye el cómo lo experimentamos. Por lo que la autoimagen siempre va a ser subjetiva. 

Además, como exponen García et al., es un constructo multidimensional e interactivo, que forma parte de la identidad global de cada uno y que depende del desarrollo de nuestra autoconciencia. 

¿CÓMO SE GENERA LA AUTOIMAGEN?

Son varios los aspectos que hay que tener en cuenta a la hora de comprender cómo se forma la autoestima, tanto corporal como la general.
  • Mensajes externos explícitos o implícitos: Las relaciones con los demás son muy importantes para el ser humano ya que nos hacen de espejo y nos ayudan a generar un imaginario sobre nosotros mismos.Los mensajes que hemos recibido a lo largo de nuestra vida, tanto de familiares como amigos, nos han ayudado a tener una imagen de cómo nos perciben y cómo se supone que somos. Por ejemplo: Eres una persona alegre; eres alta; eres demasiado sensible; … Esta serie de comentarios nos ayudan a vernos, a averiguar cómo somos o cómo nos ven, sin embargo a veces tomamos por totalmente cierta la visión subjetiva de los demás. Es decir, hacemos demasiado caso a cómo los demás nos ven. 
  • Mensajes internos: Los mensajes que nos mandamos a nosotros mismos y lo que nos decimos respecto a cómo nos percibimos a nosotros mismos. Por ejemplo: Soy agradable, soy un desastre, soy muy guapa; soy fea…. Todos estos mensajes parten del autoconcepto, que son todas aquellas creencias y pensamientos que consideramos ciertas de nosotros. Además el autoconcepto está estrechamente relacionado con la forma que tenemos de percibirnos y de percibir el mundo (o de compararnos).
  • Valores sociales: Un aspecto que influye e incide sobre los mencionados anteriormente, es el de los mensajes de la sociedad. El valor que se le da al aspecto físico , por lo que sentiremos más o menos satisfacción corporal en función del valor otorgado. Es decir, si entramos en los cánones sociales de belleza o no. Por lo tanto cuando en los medios de comunicación, publicidad y redes sociales, hacen referencia al aspecto físico, evaluaremos nuestro cuerpo de forma más o menos positiva.

Así pues, la imagen corporal es la integración de las experiencias perceptivas, subjetivas y actitudes sobre el propio cuerpo y la apariencia. García et al. (2019), comentan que la preocupación por la imagen corporal puede ser un aspecto estresor y desencadenante de un trastorno de la conducta alimentaria para algunas personas. El bombardeo de imágenes y anuncios sobre dietas adelgazantes, hace que algunas personas puedan poner demasiado el foco en su físico. Además, últimamente también podemos encontrar una gran cantidad de publicidad dirigida a adelgazar a través del ejercicio físico, o para llegar con una “buena figura” al verano.

¿CÓMO MEJORAR LA AUTOESTIMA?

En primer lugar debemos tener en cuenta lo anteriormente mencionado, ya que gracias a conocer de dónde parten los mensajes podremos comprender cómo estos nos están influyendo a la hora de percibirnos. Para poder desenmascarar estos mensajes y desapropiarnos de ellos deberíamos tener un diálogo interno sano. Para ello podemos asistir al psicólogo, quién nos puede ayudar a trabajar la autoestima y mejorar la percepción que tenemos de nosotras.

REFERENCIAS:
  • Castro, S. (31 de Marzo de 2022) Imagen corporal: Qué es y sus efectos en la autoestima. Instituto Europeo de Psicología Positiva https://www.iepp.es/imagen-corporal-y-efectos-autoestima/
  • García Arillo D, Herrero Martín G, Jáuregui-Lobera I (2019) Trastornos de la conducta alimentaria, tipo de apego y preocupación de la imagen corporal. Journal Of Negative & No Positive Results. 4(7):704-19. https://doi.org/10.19230/jonnpr.3077

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *