¿POR QUÉ DEBEMOS IR AL PSICÓLOGO?

Hasta hace poco había un gran estigma respecto a ir a terapia, por suerte ese muro poco a poco va cayendo y cada vez más personas se animan.

Acudir a terapia puede llegar a ser una decisión difícil de tomar y que a veces lleva bastante tiempo animarse y comenzar un proceso terapéutico. Muchas veces, las personas piensan que es una pérdida de tiempo, les da vergüenza del qué dirán, tienen miedo de indagar demasiado en ellos mismos. Otras veces tienen dudas de comenzar por la parte económica, e incluso porque no saben en qué consiste una terapia psicológica. Ahora bien, ir a terapia o seguir un tratamiento psicológico puede ayudarnos no solo cuando nos encontramos mal (tristes, apagados, ansiosos…) sino para conocernos en profundidad. 

Por consiguiente, ir al psicólogo puede ser una herramienta para reducir ciertos síntomas que nos sean desagradables. Pero no solo está recomendado para personas que sufren síntomas graves o trastornos, sino que también sirve para solucionar otros problemas y para conocernos y crecer como personas. Ir a terapia tiene muchos beneficios.

¿CUÁNDO NECESITO AYUDA?

Ir al psicólogo siempre es recomendable, pero los motivos principales de consulta suelen ser estrés y ansiedad, problemas laborales y relacionales, crisis vitales (rupturas, duelos, incertidumbre laboral, etc.). También se puede ir a terapia para resolver la baja autoestima, frustraciones, pensamientos obsesivos, sentimientos abrumadores o de soledad. Además si padeces un trastorno mental que necesitarás un tratamiento psicológico. Aunque también puedes ir a terapia para conocerte mejor o si sientes que necesitas un cambio. 

Motivos para ir a terapia, beneficios de la terapia

¿TODAS LAS TERAPIAS SON IGUALES?

No, no todas las terapias son iguales. En la psicología clínica hay varias ramas, estás serían: la rama cognitiva, conductual, la psicoanalítica y la humanista.
Tipos de terapia psicológica, Terapia gestalt

La rama cognitiva y conductual, suelen aparecer juntas por lo que harían una rama propia que llamamos Terapia Cognitivo-Conductual. Esta terapia está enfocada en aumentar o reducir síntomas, modificando los pensamientos y/o las conductas. Esta es la rama principalmente usada para los experimentos psicológicos que darán como resultado una serie de tratamientos, por eso esta rama es la que consta de una mayor validez científica. Es decir, gracias a su carácter replicable, se pueden realizar los mismos tratamientos (pautados en sesiones) en diferentes personas, por esta razón es más fácil realizar estudios que demuestran la eficacia de estos tratamientos. 

La terapia Psicoanalítica se centra en conocer el inconsciente, ya que este influye en nuestros pensamientos, actitudes y conductas. Esta terapia explora las distintas experiencias que los pacientes vivieron en su infancia, para tratar de comprender cómo estas han marcado su desarrollo vital y en las dificultades actuales. Es una terapia a largo plazo, donde se busca un cambio profundo y duradero del psiquismo de la persona, que se realizará a través de la introspección. 

Por otra parte la terapia Humanista, es una rama que abarca varios tipos de terapia, entre ellas se encuentran, la terapia existencial, transpersonal, psicodrama y la terapia gestalt, entre otros. Este enfoque, se centra en el desarrollo y crecimiento personal, en el aquí y ahora y en la asunción de responsabilidades por parte del paciente. Esta rama trata de ayudar a las personas a conocerse en profundidad y a aceptarse tal y como son. Desde El Colibrí Psicología trabajamos con la terapia Gestalt y puedes leer más sobre cómo enfocamos los síntomas en el apartado cómo trabajamos

REFERENCIAS:
  • Bertrand Regader. (2016, mayo 2). La Terapia Psicoanalítica que desarrolló Sigmund Freud. Portal Psicología y Mente. https://psicologiaymente.com/clinica/terapia-psicoanalitica-sigmund-freud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *